Descubre tu umbral aeróbico sin pulsómetro ni test

0
310

Muchas veces escuchamos hablar de umbrales aeróbicos, anaeróbicos, lactato, etc… Son elementos indispensables a la hora de hacer ejercicio planificado, para llegar a un objetivo en el mejor estado de forma posible. Pero la pregunta es ¿dónde está mi umbral aeróbico?


Qué es el umbral aeróbico

Nuestro organismo dispone de diferentes formas de obtener energía y según la intensidad del ejercicio hay unas que tienen mayor importancia o menor. En el caso de la obtención de energía por la vía aeróbica la particularidad es que necesita de presencia de oxígeno para poder funcionar.

Cuando comenzamos a hacer ejercicio de intensidad creciente, al comienzo, la vía aeróbica es la predominante, pero llega un momento en donde necesitamos otras formas de obtención de energía para seguir aumentando el ritmo. Este es el momento donde tenemos nuestro umbral aeróbico. Hasta aquí es muy probable que todo lo que hemos contado lo hayas escuchado montones de veces, pero ¿cómo puedo ponerlo en práctica cuando entreno?

No dejes de hablar mientras pedaleas

Muchos expertos recomendamos hacer ejercicio acompañado y no solo porque el tiempo se hace más corto y es mucho más divertido, además podremos saber con gran exactitud donde tenemos nuestro umbral aeróbico.

Cuando quieras realizar entrenamiento para mejorar tu capacidad aeróbica solo tendrás que llevar la máxima intensidad posible, siempre y cuando no te falte el aliento para mantener una charla con tu compañero. Esto quiere decir que las frases no se deben quedar entrecortadas para coger aire. Todos sabemos que podemos hablar incluso cuando hacemos series de intensidad muy elevada pero lo que tenemos que tener en cuenta en este caso es que la conversación debe de ser tan fluida como si no estuvieras haciendo ejercicio.

Son muchos los estudios que relacionan el umbral aeróbico obtenido en pruebas de esfuerzo en laboratorio con este ritmo “conversacional”

Construye tu entrenamiento ciclista desde los cimientos

Trabajar tu capacidad aeróbica es imprescindible para cualquier actividad deportiva. El ejercicio a esta intensidad es el más saludable y además es la base sobre la que debemos de sustentar el entrenamiento de mayor intensidad. Si no hacemos un gran trabajo aeróbico nunca podremos rendir a elevadas intensidades por mucho que nos empeñemos.

Si acabas de empezar a realizar ejercicio, y para poder mantener una charla con tu compañero, necesitas ir despacio a pie, o en bici, es aconsejable que lo hagas. En poco tiempo mejorarás y tu ritmo conversacional será mucho más rápido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here