Bill «The Farmer», el granjero que nació ciclista

0
541
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hay quien sostiene que el ciclismo no es un deporte más, que la comunión que se crea entre el ciclista y su bicicleta sólo puede explicarse pedaleando y que para entender su esencia hay que haber sufrido alguna vez cada pedalada de un puerto de montaña o sentido el aire en la cara al descenderlo. Los hay que incluso afirman que más que un deporte, se trata de una forma de vida y que el ciclista nace ciclista y nunca deja de serlo realmente.

La de Bill es una de esas historias de amor por las dos ruedas, por el deporte y la vida en general. Nacido en New Hampsire, aprendió a montar en bici casi antes que a andar y desde entonces, nunca ha dejado de hacerlo. De niño era común verle a lomos de su bicicleta camino del colegio o el instituto o en dirección a Maine para cumplir en algún trabajo de verano. El paso de los años ha introducido muchos cambios en su vida, pero sólo hay una cosa que siempre ha estado presente, el ciclismo.

Bill The Farmer, el granjero que nacio ciclista 1

Pronto se dio cuenta de cuál era su otra pasión y al igual que en cada carrera ciclista en las que ha participado, no cesó hasta alcanzar su meta. Nada menos que siete años trabajando como basurero en su pueblo natal, le proporcionaron los ahorros suficientes para comprar su propia tierra. Siete años de duro trabajo, que comenzaba cada día al amanecer para tener tiempo para entrenar por la tarde.

Por aquel entonces, comenzó a dejarse ver en algunas carreras locales y era habitual encontrarle en las tiendas de bicicletas de su pueblo y alrededores, charlando sobre ciclismo y compartiendo una cerveza entre amigos.

Bill The Farmer, el granjero que nacio ciclista 4

En 1979, los años de esfuerzo y dedicación dieron sus frutos y dejó el camión de la basura para comprar sus propias tierras en Maine. Acompañado de Rachel, su amada mujer y por supuesto, de sus queridas bicicletas, decidió trasladar su vida al campo, cumpliendo uno de sus sueños, vivir de la tierra.

Bill The Farmer, el granjero que nacio ciclista 2

Allí fue donde nacieron sus dos hijos, a quienes pronto contagió su pasión por el ciclismo. Lo que empezaron siendo paseos familiares terminaban convirtiéndose en kilométricas sesiones, llegando a casa agotados con las últimas luces del día. Todavía se le dibuja una sonrisa en la cara al recordar aquellos tiempos.

Bill The Farmer, el granjero que nacio ciclista 6

Los años siguieron pasando y ese amor por las dos ruedas continuó inquebrantable. Por muy duras que fuesen las jornadas trabajando el campo con su tractor o cuidando sus cultivos, siempre encontraba tiempo para entrenar unos minutos, que generalmente terminaban por ser horas. Tan sólo el invierno conseguía privarle en ocasiones de esos momentos de felicidad en los que junto a su bici, era capaz de olvidarse de todo y disfrutar de cada pedalada. Fue entonces cuando descubrió Bkool.

Para nosotros resultaba curioso ver a aquel hombre mayor liderando Retos y plantando cara a exciclistas profesionales cada semana. Un granjero de tupida barba blanca, que usaba una foto en su tractor como avatar y que superaba los 300 watios de media con sorprendente facilidad en cada sesión. Poco a poco, empezó a reunirnos en cada Reto ya fuera para seguir su participación como espectadores o en el caso de los más valientes, para intentar plantarle cara. “¿Hoy participa Bill?”, “¿cómo va Bill en el Reto?”, “¿volvió a ganar ayer?”…

Bill The Farmer, el granjero que nacio ciclista 5

Sus increíbles resultados no hacían más que alimentar nuestra curiosidad y decidimos tratar de mover hilos para encontrarle.

Fue a través del distribuidor de Bkool en Estados Unidos como dimos con él y la verdad es que la expectación que nos había generado no hizo más que crecer al conocerle.

Lo primero que nos confesó fue el secreto de su éxito. Es el olor de la cena que prepara su mujer cada día lo que le hace acelerar a cada pedalada dejando atrás a sus rivales. Aunque podría decirse que las 700 millas que recorre al mes sobre su bicicleta también tienen algo que ver. Habéis leído bien, se trata de cifras de entrenamiento profesional, protagonizadas por un granjero del noreste de Estados Unidos después de largas y duras jornadas trabajando el campo. Y lo mejor de todo, es que no necesita salir de sus tierras. Como él suele decir, Bkool es su pasaporte para recorrer el mundo.

Bill The Farmer, el granjero que nacio ciclista 3

Sin duda, Bill es una de esas personas que nació ciclista. No será recordado por los libros de historia ni su nombre aparecerá en la memoria colectiva junto al de los grandes del ciclismo, pero son historias como la suya las que engrandecen este deporte cada día.

Él quizás ni siquiera sea consciente de ello. Tampoco de que a miles de kilómetros, en una oficina de Madrid decenas de trabajadores se agolpan cada martes y jueves frente a la pantalla para seguirle en cada Reto, ni que se ha convertido en el principal tema de conversación de cada comida de empresa.

No le hace falta. Con saber que terminada su dura jornada de trabajo, volverá a conectarse al simulador y seguirá recorriendo el mundo sobre su bici tiene más que suficiente.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here