PRIMEROS DORSALES….

0
301

En cuanto queremos darnos cuenta las Navidades han quedado atrás y las primeras competiciones o marchas cicloturistas se acercan, llevamos todo el otoño y el invierno entrenando para estar bien en estas primeras pruebas, hemos soportado el frío, el viento, la lluvia y hemos pasado horas y horas pedaleando sobre nuestro Bkool con el objetivo de estar al menos medianamente competitivo a la hora de ponernos estos primeros dorsales de la temporada. (Hago extensible este párrafo a ciclistas, triatletas y atletas populares cuyas pruebas comienzan siempre en enero/febrero).

Hay muchas personas que el hecho de ponerse un dorsal lo llevan bien y no se ponen nerviosas, pero por el contrario hay muchas otras que justo rinden peor el día de la competición porque los nervios les traicionan o porque dejan detalles sin pulir que son importantes. A continuación voy a dar una serie de pautas y consejos basadas principalmente en mi experiencia tras 30 temporadas compitiendo de forma ininterrumpida en este tipo de deportes.

  1. CONTROLA LOS NERVIOS: Piensa que una competición no es más que un entrenamiento fuerte y que si llegas bien preparado, los resultados saldrán. Además, es importante relativizar y pensar que no somos deportistas profesionales, que normalmente las competiciones son en fin de semana pero como siempre digo yo cuando me preguntan, “mañana es lunes” y nuestro resultado en la competición sea bueno malo no va a influir en nuestras obligaciones laborales y nuestras rutinas familiares. Resumiendo, hay que restarle importancia al hecho de ponerse un dorsal.

 

  1. NO EXPERIMENTES CON LA COMIDA: Si sabes que cenar una determinada cosa te sienta bien y te gusta y siempre desayunas lo mismo y no te sienta nunca mal en el día a día… no varíes esto por el hecho de tener una competición. Simplemente si la prueba es larga aumenta un poquito las cantidades e hidrátate mejor, pero experimentar y probar cosas nuevas pensando en que van a ser mejor “gasolina” lo más probable es que nos cause alguna molestia estomacal o intestinal bastante desagradable durante una prueba. Una cosa que sí hay que tener en cuenta es tratar de desayunar unas 3h30´ o 3h antes de la prueba para hacer bien la digestión antes de la salida.

Este punto es extensivo a la alimentación durante la prueba, la cual en pruebas de más de 1h30´ de duración es muy importante. Si entrenando siempre tomamos el mismo tipo de gel, o de barrita, o de bebida isotónica, tratemos el día de la prueba de tomar lo mismo y no lo descuidemos, hay veces que uno se centra tanto en la competición que cuando de pronto revienta es cuando dice, “ups! Es que iba tan concentrado que se me olvidó comer…”. Podemos evitar eso marcándonos unas pautas o poniéndonos una alarma en el reloj cada 20´ por ejemplo para acordarnos…

 

  1. ABRÍGATE SI ES NECESARIO: En las primeras pruebas de la temporada es normal que haga fresco. El cuerpo para funcionar bien ha de estar a una temperatura adecuada y si tenemos mucho frío, es complicado que la contracción de nuestra musculatura y el funcionamiento de nuestro sistema cardio respiratorio sea perfecto. No caigamos en el error de pensar que como es una competición hay que ir con la mínima ropa. Una camiseta interior y algunas sencillas prendas fáciles de quitar y poner en caso de que tengamos calor como manguitos, chaleco o guantes pueden convertirse en muy buenos aliados en las típicas pruebas en las que hace mucho frío a primera hora y a medida que avanza el día y sube la temperatura podemos ir menos abrigados.

 

  1. VIGILA EL MATERIAL: No dejes que una avería mecánica te fastidie el día de la competición. Las bicis hay que cuidarlas y vigilar su mantenimiento, no realices cambios justo el día de antes ni te pongas a tocar cosas pues es típico escuchar a quien dice “es que ayer moví el sillín y se me ha aflojado”, “es que ayer cambié la cubierta y la debí poner mal porque se me deshincha la rueda”, etc… Evitemos eso, yo a la gente que entreno los días antes de la competición siempre les digo que se den un paseo de 30 o 40 minutos probando que todo (cambios, frenos, ruedas, etc) vaya perfecto.

 

  1. SÉ REALISTA EN CUANTO AL RESULTADO: Conozco personas que se marcan objetivos demasiado altos en las competiciones y que cuando se dan cuenta de que no los van a conseguir en mitad de la prueba se frustran y se retiran o empiezan a buscar excusas donde no las hay. Es fundamental que cada uno conozcamos nuestro rendimiento, nuestros límites, lo que hemos entrenado para esa prueba y, en base a eso, marcarnos unos objetivos realistas como pueden ser simplemente terminar, o bajar de un determinado tiempo, etc. pero siempre con los pies en la tierra.

 

  1. DISFRUTA: Este es casi el punto más importante, no olvides nunca, ni mientras entrenas para el objetivo ni mientras estás inmerso en él con el dorsal puesto que, salvo contados deportistas profesionales, todos hacemos deporte para disfrutar.

 

Jose Almagro Valero

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

Entrenador Nacional de Ciclismo

www.josealmagrovalero.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here