La evolución del indoor cycling

0
52

Vi por primera vez a Johny G en Los Angeles a finales de los 80, la verdad que me impresionó su manera de trabajar y el enfoque que le daba a un tipo de clases totalmente novedosas por aquel entonces. Eran momentos de gran expansión del fitness a nivel mundial y la actividad del ciclismo indoor pegó con mucha fuerza, una actividad que fue cambiando con el paso del tiempo, pero nunca de forma sustancial porque la herramienta de trabajo siempre fue muy parecida. De la música de fondo pasamos a la música como referente para la cadencia, de cadencias muy altas a cadencias más controladas, de los ejercicios encima de la bici a “solo pedalear” y algunos cambios más que venían dados por los profesores, escuelas, método y por el momento, pero nunca por la bici en sí, ya que su evolución no determinaba el cambio de enfoque en la actividad.

Durante estos últimos 25 años han pasado muchas cosas en el mundo del ciclismo indoor, pero nunca se ha generado un cambio de paradigma tan acentuado como el de ahora.  La evolución de la bicicleta obliga al cambio, porque ya no es la misma. Pasamos de tener una máquina en donde nada era medible, a otra que nos facilita multitud de parámetros fundamentales para el control de la intensidad y de la clase en general.

Todas las marcas, tarde o temprano, contarán con este tipo de bicicletas, pero para ello se necesitan profesores dispuestos a generar cambios. La novedad más importante que presentan las bicicletas, aparte de muchas otras, es la conectividad y el control absoluto de la carga de trabajo a través de los vatios generados por cada alumno, un parámetro que hay que entender muy bien y no tenerle miedo, porque puede aportar grandes soluciones.

Posiblemente el parámetro que puede resultar más novedoso para el profesor es el de los Vatios. ¿Y qué pasa con el control de los vatios? pues que es una forma de medir realmente el grado de esfuerzo de tus alumnos. Además, sería una afirmación muy gratuita pensar que esto de los vatios es solo para un cierto tipo de público, es como si dijéramos que el control de la FC es solo para unos pocos. Al final es lo mismo, con una gran diferencia, los vatios miden realmente el nivel de esfuerzo, la FC no, además no necesitas material extra para controlar tu sesión y cada alumno puede trabajar con el nivel que le toca, sabiendo en cada momento si está haciendo lo que el profesor le pide, disfrutando y pasándoselo bien al mismo tiempo.

Hasta el momento los profesores no teníamos más recursos, pero las cosas están cambiando, no le podemos dar la espalda a la tecnología y a la modernidad. Lo haríamos muy mal si con lo que tenemos ahora siguiéramos haciendo lo mismo.

Entiendo que no todos contamos con bicis tecnológicamente preparadas, en este caso no toca otra que seguir como siempre. Pero es triste ver como algunos profesores, a pesar de contar con bicicletas repletas de tecnología, hacen caso omiso de toda la información y se limitan a hacer las clases basadas sólo en el “temazo” y en la subjetividad más subjetiva, haciendo que todo gire alrededor de la música, sin darse cuenta que a partir de ahora, es la música la que gira alrededor del objetivo planteado y para esto es necesario que el profesorado se forme y recicle inmediatamente.

El profesional ha de estar muy atento ya que esto es sólo el primer paso, el paso siguiente será la ampliación de la conectividad entre bicicletas y dispositivos y por supuesto las clases “Online” En este aspecto Bkool ya se adelantó y esta empezando a presentar sus clases online, las únicas clases en donde el usuario puede entrenar con los objetivos que plantea el profesor de forma muy precisa, ya que el usuario entrena con sus zonas particulares de trabajo, que ha introducido en el sistema  después de realizar el  test UPF  Bkool.

Además, las bicicletas  Smart Bike de Bkool tienen la particularidad de que el usuario no tiene que ajustar nada , ya que si entrena en modo automático la resistencia para cada zona entra sin tener que tocar ningún elemento de ajuste.

Este es el futuro y Bkool se ha avanzado al mismo, buscando nuevos caminos con los mejores profesionales, haciendo cosas grandes y nuevas para esta actividad.

 

Kim Forteza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here