Jacob Skovsgard, vencedor del primer Campeonato Nacional danés de E-Cycling disputado en Bkool

0
815

Sábado 7 de Marzo, nueve de la mañana en la pequeña localidad danesa de Gislev. Arranca la previa de una competición para la que muchos ciclistas llevan meses preparándose en sus casas. En juego, el privilegio de coronarse como el mejor ciclista indoor de un país en el que la afición por esta disciplina no ha hecho más que crecer en los últimos años.

El clima y las pocas horas de sol durante el invierno han ido recluyendo cada vez a más ciclistas daneses en sus llamadas paincaves, desde donde Bkool les transporta junto a miles de amigos a competiciones virtuales en cualquier rincón del planeta.

Llegaba el momento de ponerse cara entre compatriotas. La famosa armada danesa lleva años organizando ligas y competiciones virtuales en Bkool y luchando con ciclistas de todo el mundo para situar su bandera en lo más alto del podio. Pero hoy la cosa es diferente, compiten en Bkool, como siempre, pero sus amigos esta vez no están en casa, sino ahí, a su lado, exprimiéndose al máximo en cada sprint codo con codo como en los finales de etapa reales.

Los nervios son palpables desde el pesaje inicial. Cada participante pasa un riguroso control para certificar que todos compiten en igualdad de condiciones. Paso por la báscula, inspección de la bicicleta, prueba de vatios, choques de manos, primeras bromas y muchas ganas de empezar a descargar adrenalina.

Algunos ya se conocen de alguna cicloturista o incluso de una quedada anterior. Lo que empezó siendo una relación virtual basada en las competiciones en Bkool se ha ido convirtiendo en amistad con el paso de los años. Su grupo de Facebook es uno de los más activos entre los Bkoolers y desde allí organizan Group Rides, ligas e incluso alguna salida en bici al llegar el fin de semana.

El rival a batir es uno de los primeros en llegar. Su fuerza y agresividad sobre la bici contrastan con una personalidad cálida y amigable. La sonrisa siempre presente en su boca sólo desaparece cuando llega el momento de competir. Es entonces cuando se transforma en una bestia capaz de mantener medias por encima de los 300 w por etapa casi sin despeinarse. Jacob Skovsgard es el favorito para conquistar el primer peldaño del podio y tanto él como sus rivales lo saben. Son muchos años compitiendo juntos. Ellos mejor que nadie saben de lo que es capaz.

Rasmusen Brummer de la Federación de Ciclismo Danesa, termina con los últimos detalles junto a un gran grupo de voluntarios. Morten, el Bkooler al mando de la parte técnica, realiza los últimos tests de la retransmisión del 3D en las pantallas. Hasta seis empresas patrocinadoras exhiben sus logos y productos en el gimnasio. Todo está listo para que empiece la fiesta. Dos días enteros de trabajo reducidos a un campeonato de sólo unas horas, pero con un resultado espectacular.

Empiezan las primeras rondas clasificatorias mientras el recinto sigue recibiendo público. Cerca de 300 espectadores han madrugado para no perdérselo.

Los 30 valientes son divididos en dos grupos para competir en dos etapas diferentes. Los mejores de cada grupo se medirán en una ronda final en busca del mejor ciclista indoor del país. 

Paralelamente, se organiza otra carrera en Bkool abierta al público para que los asistentes también puedan saborear por unos minutos la adrenalina de la competición. Son muchos los que se acercan a pedalear y probar suerte mientras los protagonistas comienzan a subirse a sus bicis.

Para la primera ronda se ha escogido el Col de Manse, un conocido puerto de montaña francés con tramos por encima del 10%. Tras poco más de 20 minutos de ascensión el vencedor es Michael Skov con una espectacular media de 327 W. Le siguen de cerca Jacob Skovsgard (22:16) y Niels Christiansen (22:37). Son tres de los habituales en los primeros puestos de la liga de E-Cycling danesa en Bkool y hoy vuelven a imponerse compitiendo en vivo.

En el segundo grupo Rasmus Feldballe (22:01) se impone a Jan L. Hansen (22:16) y Jeppe Andersen (22:25) en ese orden. Cada participante recibe una puntuación que va de mayor a menor desde el primer al último clasificado y obtener un buen resultado en la segunda etapa es fundamental para poder colocar su nombre en la ansiada final.

La ruta escogida esta vez es el trayecto que cubre los municipios de Stouby a Sejet cerca de la costa este danesa. Juegan en casa y el nivel empieza a subir por momentos.

En la primera manga Jacob Skovsgard impone su ley completando los 25 km en 36 minutos y 24 segundos, con una media brutal por encima de los 350 W. Detrás de él, Martin Jacobsen (36:47) y Peter Noritaka (36:48) se aseguran otro puesto en la final. En el segundo heat, Gottlieb conquista el primer puesto en un apretadísimo final (37:32), Rasmus Feldballe ocupa la segunda plaza (37:33) y Jeppe Andersen la tercera (38:03).

Todo ha quedado visto para sentencia y la ronda final pinta espectacular. Para la carrera definitiva Bkool les transportará al municipio de Give en el centro del país, donde se celebró el Campeonato Nacional Danés Elite Masculino.

Los nervios empiezan a trasladarse también al público. Tras las vallas que delimitan la competición, decenas de personas animan a los participantes a pleno grito.

Es entonces cuando Jacob vuelve a transformarse para conseguir el tercer pódium consecutivo. La ronda es ganada por Gottlieb (28:28), quien también realiza un magnífico campeonato, pero el segundo puesto de Jacob (28:29) unido a la acumulación de puntos en sus dos rondas anteriores es suficiente para hacerse con la corona. El sprint final es realmente brutal. Ha tenido que sudar de lo lindo, pero la recompensa merece mucho la pena.

“ Es un grandísimo honor ser el primer campeón nacional de E-Cycling en Dinamarca. No puedo estar más orgulloso por el título y utilizaré toda esta fuerza y alegría para intentar seguir haciendo crecer el E-Cycling dentro y fuera del país. “

Jacob Skovsgard


Los abrazos y felicitaciones no cesan ni un segundo. Como suele decir Jacob, “sobre la bici somos auténticas fieras pero al bajarnos de ella volvemos a ser amigos”.

Durante la tarde, ciclistas, público y voluntarios comparten una multitudinaria merienda en el gimnasio mientras comentan la jugada. Una cervecería local ha creado una cerveza artesanal especial para el campeonato. Es como si todos hubieran puesto su granito de arena para llegar a conseguir algo realmente especial.

No es sólo la sensación de haber pasado un gran sábado disfrutando del ciclismo entre amigos, es ese pequeño sentimiento de haber logrado algo grande. Pronto este tipo de competiciones estarán a la orden del día y seguramente entre sus vencedores se sitúen los nombres de algunos de los mejores ciclistas del mundo. Pero todo tiene un punto de partida y Dinamarca es la primera vez que disfruta de un Campeonato a nivel nacional.
Los Bkoolers que durante años han competido juntos en Bkool Cycling cada semana, han unido fuerzas para lograr algo inolvidable. Algo que pasará a formar parte de la historia del E-Cycling en Dinamarca.

¡Muchas felicidades campeones! #TeamUnlimited

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here