EL LIDERAZGO INTRAPERSONAL: TU VOZ INTERIOR

0
1741

“Tanto si crees que puedes, como si crees que no puedes, en ambos casos estás en lo cierto” (Henry Ford, Fundador de la multinacional Ford Motor Company) o como dijo Ralph Waldo Emerson, filósofo estadounidense del siglo XIX, “el pensamiento es la semilla de la acción”. Todo efecto tiene una causa, nada es casual, y nuestros pensamientos son los causantes directos de nuestras acciones y en gran medida del éxito o el fracaso de todo aquello que emprendemos.

En el mundo de la alta competición, todo deportista compite siempre antes que con sus rivales, consigo mismo. Esa batalla interna se libra a base de pensamientos, lo que denominamos la voz interior, los autodiálogos. La capacidad del deportista para liderar ese proceso que se produce en el interior de su cabeza marcará la diferencia entre seguir o abandonar, entre hacer un último esfuerzo o rendirse, entre sacar fuerzas de flaqueza o dejarse llevar.

Si analizamos nuestros pensamientos, fácilmente nos daremos cuenta de que están formados ni más ni menos que por palabras. Pensamos y razonamos a través de ellas. Las mismas que utiliza un buen líder para motivar o un mal jefe para machacar a su equipo. Si atendemos a esta última analogía nos daremos cuenta de la importancia de escoger bien las palabras que utilizamos en nuestro diálogo interno. Hay que tener en cuenta que nuestro cerebro no entiende de literatura, de matices; sencillamente funciona a través de conceptos puros. Si le propongo al lector de este artículo que NO piense en un elefante rosa, estoy seguro al 100% que en este mismo instante será exactamente en lo que está pensando… en un elefante rosa. Llevado a la mente del deportista, si su diálogo interior le da instrucciones como “NO puedo rendirme” o “NO puedo fallar”, las palabras que resonarán en su cabeza una y otra vez no serán otras que rendirse y fallar, lo que aumenta exponencialmente las probabilidades de que termine haciendo alguna de esas dos cosas. Pensar en positivo, o más bien, formular las órdenes a mi cerebro en positivo influirá decisivamente en las posibilidades de éxito. Por ejemplo, en lugar de pensar “no puedo rendirme”, pensar “voy a seguir”, “quiero ganar” o cualquier otra sinonimia en positivo que se nos ocurra.

Para el deportista de élite, su liderazgo interior y el manejo de las emociones (tema que trataremos en próximos artículos) deben ser las piedras angulares en su preparación mental para alcanzar el éxito.

Marc Bolufer Gil

Psicólogo Master en Psicología del Deporte, Coach Profesional Certificado, Formador y Conferenciante Internacional.

Tel: +34 619 822 721 (España)

Sitio Web: www.plustraining.es

Email: marc.bolufer@plustraining.es

Fb: plustraining.es

Tw: @marcbolufer

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here