Trucos para el lavado y manteniendo de tu bici

0
4765

La revisión periódica de la bicicleta además de ahorrarnos disgustos innecesarios ya sea por mal funcionamiento o rotura de piezas por desgastes no controlados, nos ayuda a ahorrar dinero, evitar accidentes y a una mayor eficiencia al llevar el material en su óptimo estado para la práctica del deporte y la competición. Os contamos algunos trucos que esperemos que os sirvan.

Lavado:

Para limpiar tu bici usa productos que tengas en casa. Agua, jabón y un barreño o cubo. Con un estropajo (cuidado que no arañe) frótala bien con agua y jabón, si venimos de montar por campo y tiene mucho barro un manguerazo antes para quitar o ablandar el barro no vendrá mal.

¿Cómo dejamos la cadena sin grasa? Tenemos varias opciones:

  • Antes de empezar a limpiar echaremos un desengrasante tipo Kh7 por la trasmisión para que vaya haciendo efecto (cuidado con algunos desengrasantes que se pueden comer el color de la pintura).

 

  • Cuando tengamos ya la bici bien frotada con el estropajo, usaremos esa misma agua con jabón sirviéndonos de un cepillo pequeño de pelo medio-duro para frotar la cadena (así quitaremos los restos del desengrasante y aprovecharemos el agua con jabón para rascar con el cepillo, último paso antes de tirar el agua ya que se nos quedara negra.) Luego un manguerazo y lista la primera parte.

 

Secado:

  • Recomendación, si es verano pon la bici al sol y si quieres hacerlo mejor, usa un trapo y sécala en lo posible.

 

Engrase de cadena:

  • Antes de engrasar la cadena hay productos en el mercado específicos para quitar grasas en spray, cualquier desengrasante de coche e incluso limpia frenos de disco te puede servir, no directamente sobre la cadena, pulverízalo en un trapo y pasa el trapo por la cadena, así quedará reluciente.
  • El aceite o cera para cadenas échalo siempre por la parte interior, como te mostramos en la foto de arriba.

 

Últimos aprietes:

  • El cuidado del apriete de la tornillería es fundamental. En todos los tornillos vienen unos pares de apriete, no hace falta apretar hasta que “cruja” simplemente notar que no están sueltos.

Un buen método para no dejarte ninguno es usar la revisión en M, desde el cambio trasero a la rueda delantera. Si siempre usas el mismo método tendrás todo controlado.

Luis Sánchez de Bikeclinic.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here