La importancia de salir a rodar

0
1029
Antes de que comenzaran las fiestas navideñas hablábamos de los falsos mitos de la grupeta. En concreto nos referíamos a esa necesidad que tenemos muchas veces de entrenarsiempre a elevadas intensidades porque en competición se va a tope. Nada más lejos de la realidad.

Nuestro motor aeróbico
Cuando nos referimos a entrenamiento o metabolismo aeróbico hacemos referencia a una forma de obtención de energía que tenemos en nuestro cuerpo tremendamente importante puesto que es casi inagotable y no produce sustancias que generen fatiga y nos obliguen a parar como sucede con el metabolismo anaeróbico. Este “motor” necesita de oxígeno para poder obtener la energía de “combustibles” como el glucógeno y grasas.
El rendimiento de cualquier disciplina deportiva se construye desde el entrenamiento aeróbico. No podemos construir un gran edificio si no tenemos unos cimientos sólidos y en el mundo del deporte esos cimientos son el trabajo a baja intensidad, es decir, trabajo aeróbico.
Es evidente que hay disciplinas deportivas en las que su larga duración nos obligan a pensar en que la parte aeróbica es imprescindible pero si preguntáis cuantos metros nada una mariposista de 200 metros que hace su prueba en 2 minutos y 10 segundos os dirá que hay días que hace 25.000 metros. Pero, ¿por qué tantos metros para una prueba tan corta?
Entrenando la intensidad
No vamos a entrar en los detalles fisiológicos del metabolismo cuando realizamos entrenamientos de alta intensidad pero si podemos comprobar en nuestras propias “carnes” que cuando estamos en forma podemos entrenar durante más tiempo la intensidad y lo que es más importante recuperamos mucho mejor durante un entrenamiento de un esfuerzo intenso a otro. El motivo de esta situación es que nuestro organismo al realizar un esfuerzo intenso genera una serie de sustancias, entre las que se encuentra el ácido láctico, que hace que nos fatiguemos. Al terminar el esfuerzo el organismo tiene que eliminar ese ácido para recuperarse y curiosamente una de las dos principales vías para hacerle frente es el metabolismo aeróbico.

Pero si un nadador solo tiene que hacer 200 metros a tope, ¿para qué quiere recuperar rápido?. La respuesta es sencilla, cuanto mejor recupere de los esfuerzos intensos como las series, más veces podrá entrenar a esos ritmos tan elevados.

Parece interesante que incluso los deportistas de pruebas de 2 minutos hagan entrenamientos suaves, ¿verdad?. Este hecho se hace todavía más evidente en pruebas deciclismo, en las que la duración es mucho mayor. 
Cuanto mayor capacidad aeróbica tenemos:
  1. Mayor capacidad para poder recuperarnos durante los entrenamientos de elevada intensidad
  2. Mayor capacidad de recuperar “fuerzas” durante la competición en los tramos de descanso, consiguiendo un mejor rendimiento en los tramos de más intensidad
  3. Mayor ahorro de los combustibles que intervienen en los momentos determinantes de la competición.
Raúl Palacios
Fotos: varias fuentes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here