¿Se pedalea igual en indoor que en outdoor? Descubre qué músculos se utilizan

0
795

Una de las grandes cuestiones que tienen los ciclistas aficionados es saber si la técnica que van utilizar cuando pedalean indoor, utilizando el simulador de BKOOL, va a ser la misma que cuando estén en exterior.

Teniendo en cuenta que la experiencia sobre los nuevos modelos de rodillo se asemeja cada vez más a la que hay en exterior, la respuesta a esta pregunta debería ser afirmativa. Ten en cuenta que los sistemas de balanceo, que permiten incorporar el movimiento lateral sobre nuestra bicicleta cuando nos ponemos de pie sobre ella, o el sistema rocking, que «tambalea» tu bicicleta asemejándose al movimiento que podrías tener sobre la carretera, hacen que nuestra estructura de pedaleo pueda ser muy similar a la que utilizamos en cualquier salida con nuestros compañeros de grupeta.

Pero hay más: en los últimos tiempos se están poniendo de moda las plataformas: estructuras de madera sobre las que colocar el rodillo y la bicicleta, y que en función de la postura que utilicemos, aplican más presión o menos presión simulando el asfalto y sus inclinaciones.

En este contexto, puedes estar tranquilo: no va a haber diferencias entre los músculos que utilices en un rodaje en BKOOL y los que puedas utilizar en exterior.

¿Qué músculos se utilizan mientras pedaleamos?

Una de las grandes ventajas del ciclismo es que es un deporte muy completo: aunque pensemos que sólo utilizamos el tren inferior, el más relacionado con el pedaleo, lo que es cierto que tanto core como tren superior se ven involucrados, y su entrenamiento -ya sea de manera específica sobre la bicicleta, o con sesiones de fuerza-, es importante para mejorar el rendimiento.

Hay que tener en cuenta, que los músculos implicados varían en función del momento de la pedalada en que nos encontremos: si estamos en la fase de «presión» -lo que vendría a ser, si considerásemos el plato y la biela un reloj, entre la una y las cuatro o cinco de la tarde-, utilizaremos unos, y si estamos en la de «recuperación» -entre las siete y las once-, serán otros.

Vamos a verlo en más detalle:

Fase de presión: aquí es donde más trabajo de fuerza vamos a desarrollar, ya que queremos que nuestro pedal siga girando. Los cuádriceps le van a transmitir todo su poder a los glúteos. El que más trabaja, de hecho, es el glúteo mayor, que puede llegar a desarrollar hasta un treinta por ciento de la fuerza que transmitas hasta la planta del pie.

Una vez que hemos terminado la fase de presión, llega el momento de recuperar el pie. Hay un breve espacio de tiempo en el que tenemos que «hacer retroceder el pie», para comenzar la fase de aproximación a una nueva revolución, lo que sería llevar el pie, visto en lateral, de derecha a izquierda, y en la parte baja de la pedalada.

En esta fase, el músculo que más se ve trabajado es el isquiotibial, que carga para que la parte baja de la pierna vuelva.

A partir de ahí, entramos en la tercera fase, la de elevación, en la que más músculos se ven involucrados: gemelos, cuádriceps, isquiotibiales, glúteos y músculos flexores de la cadera van a trabajar al unísono para volver a poner el pie y el pedal en la parte alta del movimiento.

Has de tener en cuenta, que la pierna que más manda, en esta fase, es la pierna contraria.

¿Por qué importa trabajar el core?

Como decíamos, no solo es el tren inferior: core y tren superior también se ven involucrados, sobre todo en lo que conlleva dotar al cuerpo de estabilidad. Cuanto más firme te encuentres a la hora de imprimir el impulso en la pedalada, menos energía se perderá en el movimiento que lleva la fuerza desde el glúteo hasta el pie, lo que redundará en una menor fatiga y en unos mejores ritmos.

Para trabajar todos estos músculos, te recomendamos las sesiones específicas que puedes encontrar en nuestro buscador de workouts. Busca alguno en el que tengas que trabajar a un número importante de vatios y a baja cadencia. Esto supondrá que, durante el transcurso de cada bloque de intensidad, tengas que ponerte de pie, lo que hará que trabajes la fuerza.

Después, cuando termines los bloques de cadencia, verás que pedalear a más revoluciones, y con menos vatios, es mucho más sencillo.

En nuestras sesiones de fitness también encontrarás clases en las que se trabajen estas posiciones, y los músculos involucrados, de manera específica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí