¿Mismo peso a principio de temporada que a mitad de ella?

0
1198
watts
Picture: BKOOL

Llega la época de mayor preparamiento físico y nos surge una duda, ¿debo tener el mismo peso a principio de temporada que a mitad de ella? Hoy te vamos a contar las claves para sacar el mayor partido a tu temporada, resolviendo a su vez esta incógnita.

Cuando hablamos del peso en ciclismo probablemente no decimos nada que nadie sepa. El peso suele tener un impacto significativo en nuestro rendimiento general. Menos peso suele equivaler a más velocidad, no obstante, siempre hay límites.

Mantenernos delgados conlleva ser más rápidos, sí, pero siempre y cuando seamos capaces de mantener la producción de energía necesaria. Si la pérdida de peso va a suponer una pérdida de energía, entonces no es adecuado.

Por tanto, ¿qué hago si quiero perder peso, pero no energía? Lo recomendable es perderlo o bien antes o bien después de la temporada de competición.

Lo que sin duda no es aconsejable es afrontar una estrategia de pérdida de peso durante el periodo competitivo porque no conseguiremos beneficio alguno, al contrario, nuestro rendimiento deportivo se verá perjudicado.

Fases de preparación física para la temporada

Para prepararnos físicamente para las competiciones lo recomendable es seguir cuatro fases. Durante todo este proceso puedes contar con la ayuda de BKOOL, ya que tiene ejercicios adaptados a cada fase en la que te encuentres.

Fase 1: Regulación

En esta primera fase, que puede suponer de 4 a 12 semanas, el principal objetivo es reducir los niveles de grasa corporal al mínimo.

Mantener un porcentaje de grasa relativamente bajo durante todo el año es una gran ventaja en muchos aspectos, ya que en la fase de crecimiento nos sentiremos más enérgicos, activos y, sobre todo, saludables.

De la misma manera, a nivel nutricional, el cuerpo es más eficaz a la hora de absorber los nutrientes, mejora su sensibilidad insulínica y evitas llegar a un estado de saturación digestiva.

Fase 2: Aumento de masa muscular

La segunda parte tiene por objetivo incrementar el peso en cuanto a masa muscular se refiere. Lo ideal es mantenerse en un peso relativamente controlado y eficiente, ya que no vale de nada aumentarlo si la mayor parte es grasa y agua.

Es importante tener en cuenta que este incremento depende de la genética de cada deportista y del programa de alimentación y entrenamiento establecido. Estos factores que actúan de forma individual pueden limitar el objetivo.

Esta fase no tiene una duración exacta, pero podríamos estar hablando de un proceso de 20 a 24 semanas.

Fase 3: Pre-temporada

Esta es una fase más comprometida en la que ya se comienza a adaptar la alimentación y el entrenamiento de forma más estricta. Es el periodo en el que hay que afinar para dirigirse a las competiciones en el mejor estado físico posible, por eso, es el momento de la pérdida de grasa.

La pre-temporada dura entre unas 12-16 semanas, dependiendo de las condiciones -genética y programa establecido- del deportista.

Foto: BKOOL

Fase 4: Post-temporada

Sí, sabemos que puede ser la gran olvidada, pero esta fase es fundamental para volver a arrancar con fuerza en la próxima temporada. Este periodo se basa en una recuperación física y mental. Se trata de un merecido descanso mientras ajustamos de forma inteligente todo el organismo para la fase 1, en la que se volvería a empezar.

Tras meses de dieta estricta y restrictiva y de intensos entrenamientos, es importante adaptar de forma eficiente nuestros parámetros a un periodo de recuperación. En este momento se mantiene la buena forma física a la vez que la salud mejora. Esta fase puede durar entre 8 y 12 semanas.

La relación vatio / kilo

Para los ciclistas es muy importante la relación peso/potencia, ya que al fin y al cabo la potencia es una de las variables más relevantes en el pedaleo.

Esta correlación vatio / kilo toma más sentido en las subidas, sobre todo en las subidas con más del 6% de pendiente. Se puede considerar que cada kilo adelgazado equivale a 6-7 vatios de ahorro de potencia.

Sin embargo, aquel ciclista que entrena de forma habitual es muy probable que ya esté delgado y no tenga la necesidad de bajar de peso. De encontrarse en un peso relativamente bajo y tener el deseo de perder algunos kilos, hay que deliberar si esto merece la pena o es mejor trabajar más la potencia.

En definitiva, ¿mismo peso a principio de temporada que a mitad? Lo recomendado es seguir las fases anteriormente descritas. Teniendo siempre presente que el peso es una variable muy importante en el rendimiento de un ciclista, no hay que olvidar tampoco que un aumento de masa muscular incrementa la potencia. Es decir, lo importante es tener un peso basado en músculo y no es grasa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here