Gravel y entrenamiento indoor: ¿son compatibles?

0
327

El gravel está de moda. De un tiempo a esta parte, esta disciplina ciclista ve cómo el calendario se inunda de pruebas ideales para mancharse, conocer nuevos caminos y llegar exhaustos a meta.

Si estás mirando este artículo con cara de sorprendido, te contamos un poco: el gravel es una disciplina ciclista que se caracteriza por recorridos por caminos de tierra, gravilla, rocas, barro y otros terrenos no pavimentados. Ha ganado mucha popularidad en los últimos años debido a los desafíos que propone y la gran carga de aventura que contiene, ya que los ciclistas deben estar preparados para enfrentar todo tipo de condiciones climáticas.

Además, la gran parte de las carreras que se disputan son sin marcaje de recorrido: la única ayuda es el track GPS que lleves.

¿La pregunta es? ¿Se puede entrenar en rodillo una prueba de gravel? Y la respuesta es afirmativa. E incluso hoy vamos a nombrar hasta un estudio científico que lo corrobora: según «The effects of indoor cycling training on outdoor cycling performance» de Mark R. Burnley y colaboradores (2017), el entrenamiento indoor se ha relacionado con una mejora en el rendimiento en ciclismo al aire libre, ya que permite trabajar de manera específica los diferentes sistemas energéticos y mejorar la técnica.

Ventajas del entrenamiento en rodillo para el gravel: simulación de terrenos difíciles y control de intensidad

Una de las principales ventajas del entrenamiento indoor es la posibilidad de simular los diferentes terrenos del gravel, ya que se pueden ajustar la resistencia y la velocidad para simular las diferentes condiciones. De esta manera, se pueden trabajar los diferentes sistemas energéticos y mejorar la técnica en situaciones similares a las que se enfrentará en una carrera.

Además, el entrenamiento en rodillo permite controlar la intensidad del entrenamiento de manera precisa, ya que se pueden medir parámetros como la potencia, la frecuencia cardíaca y el ritmo de pedaleo. Esto es especialmente útil en el gravel, ya que las carreras suelen ser muy exigentes y requieren un alto grado de esfuerzo físico.

Cómo utilizar el entrenamiento en rodillo para mejorar en el gravel: ejercicios específicos y programas de entrenamiento

Como decimos, para utilizar el entrenamiento en rodillo para mejorar en el gravel es importante realizar ejercicios específicos que simulen las diferentes condiciones de la carrera.

Por ejemplo, se pueden realizar series de alta intensidad con cambios de ritmo y resistencia para simular subidas y bajadas, o trabajar en intervalos de alta intensidad para mejorar la capacidad anaeróbica.

Además, es importante seguir un programa de entrenamiento específico que incluya una heterogeneidad de sesiones: a las sesiones que incluyas desde casa hay que añadirle salidas en exterior para adaptarte a la técnica de pedaleo, y al hábito de ir esquivando partes del terreno.

Y por supuesto, tendrás que añadir trabajo de fuerza, que te ayudarán a mejorar tanto destreza como técnica y resistencia.

Una estrategia efectiva es combinar el entrenamiento en rodillo con salidas en bicicleta por el campo, alternando días de entrenamiento específico en rodillo con días de entrenamiento en terreno.

La tecnología de BKOOL y su aplicación en el entrenamiento para el gravel: simulación de rutas y competiciones virtuales

Afortunadamente, tienes un compañero de viaje que te va a ayudar mucho a mejorar sobre la bicicleta de gravel: BKOOL. Ya no solo por las rutas de las que disponemos, que te llevarán a recorridos «por fuera de las carreteras», sino que en el contextos que explicábamos hace un momento de tener que entrenar esfuerzos cortos, podrás diseñar sesiones en las que incorpores de manera planificada todos esos sprints.

Un ejemplo claro de sesión sería ésta, que cuenta con vídeo, en la que podrías estar prácticamente dos horas de sesión entrenando por caminos.

Pero te proponemos otra, muy similar en formato, pero de algo menos de duración (ronda aproximadamente la hora):

Conclusión: El entrenamiento en rodillo es un complemento ideal para mejorar en el gravel y BKOOL ofrece herramientas avanzadas para lograrlo

En conclusión, el entrenamiento indoor es un complemento ideal para mejorar en el gravel, ya que permite simular los diferentes terrenos y controlar la intensidad del entrenamiento. Además, la tecnología de BKOOL ofrece herramientas avanzadas para simular rutas reales y competiciones virtuales, lo que permite medir el progreso y motivar a los ciclistas a seguir entrenando.

Desde BKOOL seguiremos trabajando para que la simulación de tus rutas sea cada vez más real. ¡Pruébalo GRATIS durante 30 días!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí