5 síntomas de que estás sobreentrenando

0
952
high temperatures

Aunque no lo creas, caer en el sobreentrenamiento en mucho más fácil de lo que imaginas. Acumular horas y horas de entrenamiento no siempre es algo beneficioso y puede acarrearnos ciertos problemas. Este síndrome, que puede llegar a ser muy peligroso si no coge a tiempo, pone en jaque el rendimiento de muchos deportistas aficionados con frecuencia.

Así que hoy vamos a explicar en qué consiste, por qué se produce y cuáles son algunos de sus síntomas para que puedas detectarlo a tiempo.

¿Qué es el sobreentrenamiento?

Cuando nos enfrentamos a un volumen alto de entrenamiento podemos hablar de dos conceptos: sobrecarga y sobreentrenamiento.

La sobrecarga es ese dolor muscular que sobrepasa lo normal y que aparece cuando no se recupera lo suficiente entre los entrenamientos. Es habitual que aparezca tras varios días consecutivos de entrenamientos exigentes y produce, además, una sensación de agotamiento. Por suerte, la sobrecarga tiene una gran solución: el descanso.

Cuando hacemos caso omiso de los signos de la sobrecarga y no bajamos el ritmo, es cuando aparece el sobreentrenamiento. Si seguimos entrenando más duro cuando el cuerpo muestra una debilidad así lo único que conseguimos es perjudicarnos.

El sobreentrenamiento supone un grave problema para nuestra salud como deportistas, dado que podemos necesitar semanas, o incluso meses, para recuperarnos de forma completa y volver a nuestro nivel. Y, más allá de lo deportivo, el sobreentrenamiento también afecta al sistema endocrino, responsable de las hormonas que gobiernan, por ejemplo, el estado de ánimo.

Además, también puede debilitar el sistema inmunológico y, si no se trata a tiempo, puede convertirse en algo crónico y perjudicial para la salud y el estado físico a largo plazo, incluso durante años. Por eso, a veces, debemos saber modificar la intensidad de nuestro entrenamiento.

sobreentrenamiento
Foto: BKOOL

¿Cuáles son los síntomas del sobreentrenamiento?

Los síntomas del sobreentrenamiento son numerosos y varían en cada deportista, afectando este síndrome de una manera u otra a cada individuo. Sin embargo, algunos de ellos suelen ser habituales en la gran mayoría de casos:

Dificultades para dormir

Muchas veces nos es imposible conciliar el sueño cuando nos metemos en la cama. Esta sensación de inquietud puede ser un indicador de que los niveles de cortisona son demasiado altos. La llamada «hormona del estrés» aparece cuando el entrenamiento es demasiado intenso.

El dolor muscular no cesa

¿Sientes más dolor del habitual? ¿Tu sobrecarga va más allá de las horas o día posterior a un entrenamiento exigente? Cuando el dolor muscular es constante puede ser una señal de que nuestros músculos no han conseguido repararse adecuadamente, uno de los síntomas del sobreentrenamiento.

El estado de forma cae en picado

Hay ocasiones en las que, pese a estar sometido a un gran nivel de entrenamiento, nuestra forma física no solo no aumenta, sino que disminuye. Nuestros números van a peor y los entrenamientos no salen según lo previsto. La caída de la forma física es un signo claro de que no estamos haciendo las cosas bien y nuestro cuerpo está sobreentrenado.

Fatiga crónica

Si tu cuerpo lleva varios días sin energía presta atención a todos los indicadores. La fatiga, tanto mental como física, es uno de los signos más evidentes del sobreentrenamiento.

Mal humor o apatía

Si no estás de buen humor o te encuentras «de capa caída», puede que el sobreentrenamiento sea el responsable. Como hemos comentado, este afecta al sistema endocrino y, por tanto, a nuestro estado de ánimo.

Ahora que ya conoces algunos de los principales síntomas del sobreentrenamiento, sólo debes prestar atención a ellos y, si alguno aparece en tu día a día, ponerte alerta. No dudes en ser flexible con tu planificación si es necesario.

Un entreno suave en BKOOL nunca está de más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here