Los beneficios del entrenamiento cruzado en ciclismo

0
1232
Ciclismo indoor
Foto: BKOOL

A todo un medallista olímpico de ciclismo como Wout Van Aert le gusta correr fuera de temporada. A Richie Porte le gusta nadar. Mientras que, un super clase como Primoz Roglic, llegó desde el esquí; un deporte al que era aficionado todo un clásico como Greg LeMond. Está claro que combinar deportes, tiene sus ventajas.

Así que hablemos un poco del entrenamiento cruzado y sus beneficios en el ciclismo.

¿Qué es el entrenamiento cruzado?

Aunque en muchas ocasiones se entiende como entrenamiento cruzado el trabajo de fuerza en un gimnasio, realmente podemos hablar de entrenamiento cruzado con cualquier deporte o actividad que sustituya o complemente a la práctica del ciclismo.

Todo aquel ejercicio fuera de las dos ruedas que nos ayude a ser mejores deportistas, bien porque mejora nuestra capacidad aeróbica o bien porque fortalece el core, es entrenamiento cruzado.

¿Qué beneficios tiene el entrenamiento cruzado en el ciclismo?

Con la llegada del infierno y ese periodo «fuera de temporada», llega un momento ideal para probar cosas diferentes y buscar oportunidades de mejora más allá de nuestro deporte principal.

Sin embargo, no tenemos porqué limitar el entrenamiento cruzado a la pretemporada, sino que podemos aprovecharlo para recuperarnos de una lesión, descansar después de un bloque exigente o incluso para mejorar nuestra condición física durante todo el año. Sin duda alguna, la práctica de otras actividades incluye algún que otro beneficio interesante para nuestro día a día como ciclistas.

Empezar poca a poco

El entrenamiento cruzado es una gran forma para arrancar después de una lesión o para coger el ritmo nuevamente después las vacaciones. No es el ejemplo más concreto, pero como comentábamos al principio, el belga Wout Van Aert incluso aprovecha sus descansos entre temporadas para competir en carreras de atletismo.

Pero no sólo en ese periodo, es habitual ver alguna que otra actividad de running en su cuenta de Strava a lo largo de todo el año. Entre otras cosas, el entrenamiento cruzado es una vía para activar diferentes grupos musculares, complementar el entrenamiento de ciclismo, fortalecer el resto del cuerpo y evitar así pequeñas lesiones.

Otro punto beneficio del entrenamiento cruzado es su capacidad para ayudarnos a mantener la forma cuando estamos fuera de casa. Buscar otras actividades cuanto estamos de vacaciones o viajamos fuera por trabajo es un gran recurso para evitar que nuestra forma física decaiga.

Reducir el riesgo de lesiones

La práctica de otros deportes como running o natación corrige numerosos desequilibrios musculares. Gracias a esto, las molestias leves y algunas lesiones se ven reducidas en gran medida.

Aquí juega un gran papel el entrenamiento de fuerza. Aunque es una pieza clave en el rendimiento de todo deportista, muchas veces es el gran olvidado. Un buen trabajo de fortalecimiento no sólo reducirá las posibilidades de lesiones, sino que aportará un plus de rendimiento sobre las dos ruedas.

entrenamiento cruzado ciclismo
Foto: BKOOL

Desarrollar algunas habilidades

¿Sabes que es ideal para un ciclista de carretera que baje mal? Practicar ciclismo de montaña. No siempre hay porque probar deportes completamente diferentes. Algunas variantes del ciclismo pueden tener un efecto muy positivo en nuestro rendimiento.

Hablemos si no del ciclocross. Wout van Aert, Tom Pidcock o Mathieu van der Poel son algunos de los grandes nombres actuales del ciclismo de carretera que han llegado desde el barro.

El ciclocross nos prepara para luchar contra el barro o contra un clima exigente, además de mejorar la potencia y el manejo. Sus circuitos exigentes y sus numerosos cambios de ritmo nos pueden convertir en ciclistas mucho más completos.

Mejoras nuestras capacidades

Deportes como la natación o el esquí de fondo someten a nuestro cuerpo a un entrenamiento completo donde participan todos los músculos. Estas disciplinas son ideales para complementar nuestro entrenamiento en ciclista por dos motivos principales: mejoran la fuerza y aumentan la resistencia y capacidad pulmonar.

Además, algunos estudios, informan de que la natación regular reduce el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca hasta en un 41%.

Mejorar la movilidad y la flexibilidad

Como ciclistas pasamos numerosas horas en una posición fija y realizando movimiento repetitivos. Esta situación genera algunas consecuencias negativas, como pueden ser la limitación de nuestra movilidad y flexibilidad.

La práctica de deportes yoga o pilates pueden ayudar a mejorar nuestra fuerza y nuestro rango de movimiento. Además de nuestra capacidad de concentración y el bienestar general.

Así que, no tienes porqué dejar de lado la práctica del ciclismo por completo si no quieres, pero probar otras disciplinas aportará grandes beneficios a tu rendimiento como deportista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí