Cómo aprovechar el rodillo en los entrenamientos de transición

0
891
mejorar cadencia ciclismo
Picture: BKOOL

El rodillo se ha convertido en una herramienta que cualquier ciclista o triatleta que se lo tome enserio tiene en su casa.  Ahora que llega el frío el rodillo cobra mayor relevancia. Ha hecho posible entrenar ciclismo independientemente de que llueva, hiele o granice.

Los entrenamientos de transiciones, aquellos en los que encadenamos bloques de ciclismo y carrera a pie sin descanso, emulando el transcurso de una competición, se pueden convertir en una odisea por muchos factores. 

Este tipo de sesiones son cruciales en la preparación de un triatleta o un duatleta ya que simulan algunas de las condiciones de carrera y producen una serie de adaptaciones musculares necesarias para poder rendir de manera óptima. 

Veamos cómo el rodillo se puede convertir en el gran aliado de un triatleta durante estas sesiones de entrenamiento claves. 

Beneficios del rodillo en los entrenamientos de transición

No hay tráfico. Entrenar bicicleta puede pasar de ser divertido a peligroso en un abrir y cerrar de ojos. Los atropellos a ciclistas están a la orden del día. Entrenando en rodillo corres el peligro de caerte de la bici…si es que eres muy torpe. 

Más fácil entrenar por vatios. Al quitarnos las distracciones que podemos tener en carretera, como pueden ser los coches o el estado de las pistas, podemos centrarnos en la potencia. El viento tampoco se pondrá en tu contra y no tendrás que ceder el paso ni hacer un stop.

Ahorro de tiempo. Cuando entrenas las transiciones en carretera el periodo en el que te bajas de la bici y te calzas las zapatillas puede ser grande, más si vives en un cuarto sin ascensor. Entrenando en rodillo la transición puede ser tan rápida como quieras, puedes bajar de la bici, calzarte las zapatillas y arrancar a correr en un minuto. 

Para realizar el entrenamiento en bicicleta es posible que tengamos que alejarnos de nuestro pueblo o ciudad para llegar a la zona en la que queremos realizar el entrenamiento. El rodillo elimina por completo el desplazarte para realizar la sesión.

No dependes del cielo. Correr con lluvia es posible, pero montar en bici es más peligroso. Además, si hace mucho viento o mucho frío, puede que el entrenamiento se convierta en una pesadilla.

Mejorar la cadencia. Entrenar la cadencia en carretera puede ser complicado por los factores que ya hemos visto: tráfico, señales, curvas… Al entrenar en rodillo eliminamos todos esos factores y será más fácil entrenar la cadencia del pedaleo.

Todo a tu gusto. Al entrenar desde tu casa te puedes poner tu playlist para tener es extra de motivación o incluso una peli o serie si es para tiradas menos intensas.

El horario no es un problema. Cuando se entrena en rodillo solo intervienen dos factores: el rodillo y tú. No tienes que preocuparte por si se hace de noche, la luz de la habitación no se va a ir. Esto es especialmente relevante para entrenar larga distancia, ya que entrenarás varias horas seguidas. 

Puedes aprovechar las competiciones. Si el entrenamiento que tienes es exigente, por ejemplo, una contrarreloj a ritmo de competición, puedes aprovechar los eventos de Bkool para sacar lo mejor de ti en la transición en rodillo.

El rodillo se ha convertido en una herramienta indispensable para el ciclista y el triatleta a la hora de entrenar y ha eliminado muchas excusas. El frío o la falta de tiempo, ya no sirven para escaquearse. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí