Pruebas de rendimiento en ciclismo: ¿para qué sirven y cuándo se hacen?

0
733

Hay muchos motivos para someterse a pruebas de rendimiento en ciclismo. Desde mantener alta nuestra motivación, bien porque hemos observado un progreso o bien porque aún no hemos alcanzado los números que queremos; hasta poder planificar y ejecutar adecuadamente nuestras sesiones de entrenamiento.

Tener datos sobre nuestro rendimiento nos ayuda a disfrutar del proceso, nos brinda datos para futuras comparaciones, demuestra cómo está funcionando nuestro entrenamiento y nos ayuda a determinar nuestras zonas y planificar.

Todo esto es mucho más fácil cuando tienes un entrenador, pero si no es tu caso, no te preocupes. Ahí algunas pruebas de rendimiento de ciclismo que te ayudarán a medir tu progreso.

Test FTP

Probablemente la más extendida en el mundo del ciclismo. El test FPT determina nuestro umbral de potencia funcional, o lo que es lo mismo, la potencia estimada que podemos sostener en un esfuerzo de aproximadamente una hora.

El FTP es una gran herramienta para entrenadores y deportistas, ya que nos da un idea muy clara de nuestro estado de forma, además de ayudar a establecer rápidamente las zonas de entrenamiento. A la hora de planificar, son muchísimos los que usan el FTP como pauta para marcar los diferentes bloques de una sesión.

Debido a su duración, algunos deportistas optan por hacer este test sobre el rodillo si no encuentran una zona adecuada, segura y homogénea (una pendiente constante entorno al 5% o 6%). El procedimiento es bastante sencillo: calienta durante 15 o 20 minutos, incluye después algunas series cortas de un minuto de duración y luego, tras tres minutos suaves, pedalea 20 minutos tratando de mantener la máxima potencia posible (de manera sostenida). Debes llegar al final exhausto.

El promedio de vatios de los 20 minutos multiplicado por 0.95 será el FTP estimado.

Ramp test para medir la Potencia Aeróbica Máxima

Este test predictivo del rendimiento consiste en aumentar el rango de potencia en 20 o 30 W cada cierto periodo de tiempo (entre 1 y 3 minutos) hasta que llegamos al agotamiento. El último tramo en el que somos capaces de sostener la potencia indicada corresponde a la potencia aeróbica máxima, es decir, la máxima potencia que puede desarrollar nuestro organismo en un estado aeróbico.

No olvides calentar y realizar alguna serie de activación antes.

Test de potencia crítica

La potencia crítica nos permite conocer el esfuerzo promedio más alto que podemos sostener durante un período de tiempo determinado. A diferencia del test FTP, que nos brinda información sobre nuestra capacidad en esfuerzos de una hora, la potencia crítica puede establecerse para cualquier intervalo de tiempo: puede ser un minuto o tres minutos.

La potencia crítica se puede usar también para determinar nuestra Potencia Aeróbica Máxima. Los datos obtenidos en un P5 o un P6 están muy cerca de esta. Se trata simplemente de realizar un test de 5 o 6 minutos a la máxima potencia que seamos capaces de soportar.

Del mismo modo que en los otros tres, debemos calentar durante 15 o 20 minutos, realizar una pequeña activación con series cortas y explosivas, y pedalear durante el tiempo prescrito.

Cualquier de estas opciones son buenas para determinar nuestro estado de forma, nuestro rendimiento y poder establecer zonas de entrenamiento. Lo ideal es llevarlas a cabo al comienzo de la temporada para ver desde dónde partimos y repetirlas más adelante para poder ver nuestra evolución.

BKOOL es el simulador de ciclismo más completo del mercado. Pruébalo GRATIS durante 30 días.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí