3 mitos sobre el entrenamiento en ciclismo

0
667

Como ocurre en todos los campos, en el deporte la ciencia también avanza y en la actualidad tenemos al alcance de nuestra mano muchísima información que nos permite convertirnos en mejores ciclistas cada día.

Sin embargo, el nuestro es un deporte de larga tradición y, como ocurre en toda tradición, el ciclismo también tiene mitos que lo rodean. En este artículo trataremos de desenmascarar algunos de esos mitos que, probablemente, hayas podido oír en alguna ocasión dentro de tu pelotón de amigos.

«Si bajas de peso serás mejor ciclista»

La delgadez de algunos corredores profesionales ha arraigado en la cultura del ciclismo la idea de que, cuanto menos pesemos, mejor para nuestro rendimiento. Esto ha derivado incluso en que los kilos se conviertan en una obsesión para algunos aficionados.

Por suerte, la ciencia permite ver las cosas desde otra perspectiva y ahora sabemos que lo realmente importante no es el peso, si no la potencia que puedes desarrollar. Es tu capacidad de imprimir vatios en los pedales lo que te hace avanzar. En la mayoría de los terrenos, la combinación de potencia y aerodinámica es la que determina nuestra velocidad, y no el peso que solo juega un papel importante en los ascensos largos y empinados.

Perder peso puede ser beneficioso en algunas ocasiones, pero ten en cuenta que librarte de unos kilos puede implicar la pérdida de músculo y con ello la pérdida de fuerza y capacidad para generar potencia. Por eso es aconsejable centrarse en volverse más fuerte y no más ligero.

«¿Qué tipo de ciclistas eres?»

Estamos acostumbrados a clasificar a los ciclistas profesionales dentro de un catálogo de «tipos de ciclistas»: escaladores, contrarrelojistas, rodadores, sprinters, etc. Para ellos, es una forma eficaz de perfeccionar sus habilidades y mantenerse en la élite mundial. Sin embargo, los deportistas aficionados tenemos muchas razones para no querer encasillarnos en un tipo de ciclista.

Primero no querrás limitar tus posibilidades de disfrutar en la bicicleta. Limitar tus ambiciones a un estilo particular conlleva rechazar la enorme gama de experiencias que puede ofrecer el ciclismo y plataformas como BKOOL.

Por otro lado, estás privándote de descubrir todas tus capacidades. Si mantienes abiertas tus opciones es muy probable que te sorprendas a ti mismo. Y no sólo eso, podrás aprovechar en gran potencial de tu cuerpo para adaptarse y mejorar. Todos tenemos preferencias, pero con el entrenamiento adecuado somos capaces de pelear en cualquier terreno.

«Sólo se mejora cuando entrenas duro»

El esfuerzo, el sacrificio o la disciplina son algunos de los valores que muchos identifican en el deporte y su manera de entenderlo. Sin embargo, aquella de «no pain, no gain» no ayuda realmente mucho a que seamos mejores. Los ciclistas interpretan demasiado a menudo que más difícil es mejor, pero en muchos casos, es todo lo contrario.

De hecho, el entrenamiento no es más que una fuente de estrés realmente y sólo durante la recuperación es cuando nuestro cuerpo puede llevar a cabo adaptaciones y hacerse mejor. Si siempre entrenar duro, tu organismo podrá aplicar estas mejoras y no mejorarás tu rendimiento nunca. Recuerda siempre que los entrenamientos suaves son necesarios para ir más rápido.

Desde BKOOL seguiremos trabajando para que la simulación sea cada vez más real. ¡Pruébalo GRATIS durante 30 días!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí