Cómo ajustar la planificación cuando has perdido un entrenamiento

0
411

Hace unos días hablábamos en este Magazine sobre cuándo debíamos tomar la decisión de saltarnos un entrenamiento. A veces, las obligaciones del día a día, el trabajo, la familia o simplemente el cansancio en un periodo de carga o tras un día en el que no hemos dormido bien nos obligan a aparcar una sesión de entrenamiento.

Pero tal y cómo explicamos en su momento, cuando eso ocurre, estamos tomando la decisión correcta. No tiene nada de malo hacer una pausa y recargar nuestra energía. De hecho, forzar el cuerpo en una situación de cansancio o estrés puede acabar pasando factura más tarde a nuestra planificación de ciclismo.

Aunque seguir una planificación adecuada es clave para mejorar como deportistas, esto puede convertirse en un arma de doble filo para algunos aficionados, que sienten la presión de cumplir con lo planeado pase lo que pase. Pero debemos aprender que la vida no siempre transcurre según lo planeado y que debemos ser flexibles y capaces de adaptarnos a los cambios.

Cuando nos enfrentamos a un parón, bien sea de un día, de varios o incluso de una semana, la pregunta que surge a la hora de retomar el entrenamiento siempre es la misma: ¿continúo por donde lo dejé o sigo adelante con lo previsto ahora?

En estos casos, lo mejor siempre es contar con la ayuda de un entrenador, sus conocimientos y su experiencia. Pero si no es tu caso, ahí van algunas pautas para ajustar la planificación cuando has perdido un entrenamiento.

Aprendiendo a ajustar la planificación

Existen algunas pautas a la hora de ajustar una planificación tras haber perdido alguna sesión, pero no se trata de mandamientos inquebrantables. Ante todo, lo más importante es escuchar y evaluar nuestro cuerpo y tratar de averiguar cómo nos ha afectado el parón.

Para eso, más allá de la observación, medir la frecuencia cardiaca en reposo o tener cualquier otro dato que confirme nuestras sensaciones nos ayudará a tomar mejores decisiones.

Solo un día

Si has perdido un único día de entrenamiento probablemente se deba a que necesitabas descansar o a que las obligaciones del día a día te impidieron cumplir con lo previsto. Probablemente descansar fue la mejor decisión. En principio no deberías preocuparte y podrías continuar con la planificación según lo prescrito siempre y cuando el cuerpo y las circunstancias te lo permitan. ¡Súbete al rodillo sin miedo!

Dos o tres días

Si has perdido varios días de entrenamiento, sólo esperamos que no sea por falta de ganas. Si es así, debes saber que hay muchas formas de combatir la desmotivación.

Si el motivo ha sido forzoso, como una lesión o una enfermedad, lo primero es asegurarse de que estás completamente recuperado. De lo contrario, podrías alargar el problema y poner en jaque tu temporada y toda tu planificación de ciclismo. 

Si estás seguro de que estás lo suficientemente bien para volver al trabajo, empieza ajustando las primeras sesiones para que sean algo más asequibles de lo que estaba previsto. En dos o tres días podrás volver al ritmo y la carga anterior. Por otro lado, olvídate de recuperar las sesiones que perdiste: lo único que puedes conseguir es caer en el sobreentrenamiento.

Una semana

Si has perdido una semana de entrenamientos por culpa de una semana de vacaciones que estaba prevista, no pasa nada. A la vuelta retoma el trabajo de nuevo según lo previsto. Si por el contrario has perdido todos estos días por culpa de una lesión o cualquier otra circunstancia que ha interrumpido inesperadamente tu planificación, entonces tenemos que hablar.

Perder una semana de entrenamiento es algo realmente negativo en la progresión y el rendimiento, así que quizá debas continuar donde lo dejaste y no pasar por alto todo el entrenamiento perdido.

Si estás a las puertas de una carrera objetivo no vas a poder cumplir con todo lo que dejaste por el camino, así que nuestro consejo es que recuperes los entrenamientos claves.

Más de una semana

Si esto sucede no te quedará otra que realizar cambios importantes en tu planificación de ciclismo (y probablemente nada deseados) en tu planificación. Si tenías objetivos a corto plazo, quizá debas establecer otros diferentes. Bien reducir tus aspiraciones u optar por otras competiciones más adelante.

Perder más de una semana de entrenamiento supone un retroceso severo en la progresión y el rendimiento. Aunque si eres un deportista con experiencia y base no tendrás problemas para recuperar tu estado de forma, esto te llevará algunos días.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here