¿Cuándo debo saltarme un entrenamiento?

0
236

Seguro que te ha pasado alguna vez. Te levantas, desayunas, preparas tu ropa para un entrenamiento de ciclismo y te subes al rodillo. De repente, sientes que tu cuerpo no rinde como debería y una pregunta asalta tu cabeza: ¿debo abandonar el entrenamiento?

O puede que ni siquiera encuentres el momento de subirte a la bici. Los horarios, las obligaciones o el trabajo lo ponen difícil muchas veces. Y vuelve a surgir la pregunta. ¿Me salto el entrenamiento?

Cuando se dan estas circunstancias, lo más sensato es dar un paso hacia atrás y tratar de evaluar las posibles razones que nos han llevado a sentirnos así. Es la única manera de encontrar respuestas a nuestra pregunta.

Factores internos y factores externos

Hay dos tipos de estrés que pueden afectar a nuestro cuerpo: el estrés físico y el mental. Ambos son los responsables de nuestro estrés total y, en la mayoría de ocasiones, los culpables de que no podamos hacer frente a un entrenamiento de ciclismo.

El estrés que conduce a estas circunstancias se puede producir por diversos factores que clasificamos en dos grupos: externos e internos.

Factores externos

Hablamos de todas esas situaciones extradeportivas que influyen en el deporte: la familia, el trabajo y las emergencias de la vida que ocurren fuera de nuestro control.

No podemos atormentarnos estos factores, forman parte de nuestra vida y deben anteponerse a algo que sólo es un hobby. En lugar de cabrearte y gastar energía en algo que no tiene solución, dedícala en tratar de ordenar las cosas de manera que puedas salvar la siguiente sesión.

Si te estresas por haber perdido un entrenamiento no conseguirás nada bueno. Es más, esto puede afectar a tu sueño, aumentar la tensión y perjudicar tu próximo entrenamiento.

Simplemente acepta la realidad y trata de desconectar y descansar para esta al 100% en la siguiente sesión.

Factores externos

Ahora sí, estamos ante situaciones con implicaciones directas en lo deportivo. Cuando estás enfermo, cansado, sientes fatiga o no encuentras la motivación para pedalear, por ejemplo.

A veces, achacamos estas situaciones simplemente a una falta de ganas o motivación, pero el cuerpo humano es muy inteligente y probablemente esté avisándonos de algo. Quizá nos está diciendo que necesita descansar para recuperarse. Escuchar al cuerpo es importante, sobre todo ante síntomas del sobrentrenamiento.

Abandonar un entrenamiento de ciclismo: ¿cuál es la decisión correcta?

La decisión correcta siempre será que nosotros mismos tomamos. Debemos tener la capacidad suficiente de tomar una determinación y para ello es importante aprender a conocer y escuchar nuestro cuerpo y ser realistas con las circunstancias y señales que nos rodean.

Si algo debemos aprender es que no existe una fórmula mágica y que, a veces, dar un paso atrás y tomarnos un día de descanso en lugar de acumular otro entrenamiento de ciclismo que no suma, es la mejor decisión que podemos tomar.

¿Estás agotado y no has descansado bien últimamente? No es lo momento de enfrentarse a un entrenamiento exigente. Pero probablemente una sesión sencilla y rápida tampoco será la solución. Cambiar el tiempo previsto de entrenamiento por un sueño extra es la mejor decisión.

¿Estás estresado y no encuentras la paz mental necesaria? El estrés es estrés, da igual que sea físico o mental. Trátalos por igual. Tómate un día de descanso para recuperar un espacio mental positivo. Si eres de las personas que desconecta con el deporte una sesión fácil o un entrenamiento de recuperación puede ser una buena opción.

¿Aún te duele el cuerpo por culpa de una última sesión exigente? ¿Has oído hablar del dolor muscular de aparición tardía? Existe y da señales de vida a las 72 horas. Cuando aparece simplemente se trata de no forzar y permitir a nuestro cuerpo una recuperación con sesiones fáciles.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí