Ciclismo indoor: ¿estás cuidando correctamente la refrigeración?

0
713

Ciclismo indoor: ¿estás cuidando correctamente la refrigeración?

El ciclismo indoor y los simuladores como BKOOL cuentan cada día con más adeptos. Tanto por sus ventajas frente al ciclismo de carretera, como por sus beneficios en cuestiones de entrenamiento.

Sin embargo, hay quien aún considera el ciclismo indoor como un mero trámite o pasatiempos al que recurrir cuando salir afuera no es una opción. Una concepción totalmente equivocada que lleva a algunos aficionados a no dar la importancia que merece el entrenamiento en rodillo y, por tanto, a cometer errores.

El más común es no configurar adecuadamente el espacio de entrenamiento indoor. Al igual que para salir entrenar un sábado con la grupeta nos preparamos de la mejor forma posible, revisamos nuestro material y cuidamos detalles como alimentación o ropa, con el ciclismo indoor debemos hacer lo mismo.

Uno de los errores más comunes en el ciclismo indoor, habitual en aficionados más novatos, pasa por no cuidar correctamente la refrigeración en interiores.

¿Por qué es importante cuidar la refrigeración en el ciclismo indoor?

Al hacer ejercicio, la mayor parte de la energía se convierte en calor, lo que en exceso puede ser muy perjudicial para el rendimiento. Una de las grandes diferencias entre el ciclismo indoor y outdoor es la refrigeración.

Partamos de la base de cuerpo usa el sudor como principal mecanismo para controlar la temperatura corporal. Cuando presentamos una temperatura elevada, la transpiración es lo que ayuda al cuerpo a rebajarla y mantenerse fresco.

Al entrenar al aire libre, el cuerpo regula la temperatura de manera mucho más fácil por el contacto del sudor con el aire. Pero en interior, la ausencia de flujo de aire provoca una burbuja de humedad que impide al sudor evaporarse y hace que este acabe goteando sin cumplir su función.

Además, dado que en una habitación la temperatura tiende a ser mayor que en el exterior, el calor aumenta aún más y con ello la sudoración que busca regular la temperatura. Esto conlleva, además, una mayor pérdida de líquidos.

Por eso, debemos cuidar la refrigeración poniendo medios de por medio para combatir los efectos negativos del entrenamiento indoor sobre la termorregulación corporal. De lo contrario, no sólo estamos poniendo en peligro nuestro entrenamiento, sino también el rendimiento posterior que puede verse afectado muy negativamente por el estrés y la deshidratación.

¿Cómo cuidar la refrigeración en entrenamientos indoor?

El ventilador debe convertirse en un elemento indispensable en nuestras sesiones sobre el rodillo. También en invierno. Piensa que el ejercicio físico siempre eleva la temperatura corporal, incluso en los meses más fríos, así que necesitas una corriente de aire que ayude a evaporar el sudor. Recuerda: el sudor que no es evapora no ayuda a que descienda la temperatura del cuerpo.

El flujo o fuerza de la corriente dependerá un poco de los gustos personales de cada uno. Empieza con algo con lo que te sientas cómodo y comprueba al terminar la sesión la cantidad de sudor que hay en el suelo. Si es abundante, aumenta la corriente en el próximo entrenamiento.

A la hora de colocar el ventilador, trata de que la corriente te golpee de la forma más directa posible. Lo más recomendado es colocarlo justo en frente, simulando el aire que tenemos de cara cuando rodamos en una carretera. Si la configuración del espacio no te lo permite, sitúalo algo más hacia lateral, pero tratando siempre de que se dirija hacia tu pecho.

Desde BKOOL seguiremos trabajando para que la simulación sea cada vez más real. ¡Pruébalo GRATIS durante 30 días!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí